marzo 12, 2021 Noticias No hay comentarios

El pasado miércoles 3 de marzo se publicó el Reglamento (UE) 2021/382 de la Comisión de 3 de marzo de 2021 por el que se modifican los anexos del Reglamento (CE) nº 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a la higiene de los productos alimenticios, en lo que respecta a la gestión de los alérgenos alimentarios, la redistribución de alimentos y la cultura de seguridad alimentaria.

Se introducen modificaciones en los anexos I y II del Reglamento (CE) 852/2004, además se han incluido nuevos requisitos relacionados con la gestión de alérgenos, la redistribución segura de alimentos (donación) y la adopción del concepto de “Cultura de Seguridad Alimentaria”.

1. Gestión de Alérgenos: se ha incluido la siguiente modificación:

“…El equipo, medios de transporte o recipientes utilizados para la recolección, el transporte o el almacenamiento de alguna de las sustancias o productos que causan alergias o intolerancias, …, NO se utilizarán para la recolección, el transporte ni el almacenamiento de alimentos que no contengan dicha sustancia o producto, a menos que se hayan limpiado el equipo, los medios de transporte o los recipientes y se haya comprobado al menos la ausencia en ellos de cualquier resto visible de dicha sustancia o producto.».

3. Redistribución de Alimentos: Se añade un capítulo V bis en el anexo II sobre la redistribución de los alimentos con fines de donación para que ésta se realice con plenas garantías para los consumidores de dichos alimentos.

Este requisito ya se contemplaba en la Norma BRC Versión 8.

3. Cultura de Seguridad Alimentaria: Se añade un capítulo XI bis, donde se introduce el concepto de “Cultura de Seguridad Alimentaria” como principio general de higiene y unos requisitos a cumplir por parte de los operadores de empresa alimentaria que demuestren el compromiso de la empresa con estos valores:

a) Compromiso de la dirección y de todos los empleados con la producción y distribución seguras de alimentos

b) Empeño en la producción de alimentos seguros y en la participación de todos los trabajadores en las prácticas de seguridad alimentaria

c) Conocimiento de los peligros para la seguridad alimentaria y de la importancia de la seguridad y la higiene de los alimentos por parte de todos los trabajadores de la empresa

d) Comunicación abierta y clara entre todos los trabajadores de la empresa, dentro de una actividad y entre actividades consecutivas, incluida la comunicación de desviaciones y expectativas

e) Disponibilidad de recursos suficientes para garantizar la manipulación segura e higiénica de los alimentos.

La aplicación de la cultura de seguridad alimentaria tendrá en cuenta la naturaleza y el tamaño de la empresa alimentaria.

Una vez más los protocolos de Seguridad Alimentaria se adelantan a la legislación pues para todos aquellos que conocéis tanto BRC como IFS en su última versión, ya se incluye la Cultura de Seguridad Alimentaria.